The Terrible Thing that happened to Barnaby Brocket, John Boyne

martes, noviembre 04, 2014

.Título original: The Terrible Thing that happened to Barnaby Brocket
Título en EspañaEl Increíble Caso de Barnaby Brocket
Autor: John Boyne
Nube de Tinta
Páginas: 249

Barnaby Brocket es un niño especial que pertenece a una familia demasiado normal; peor aún, tremendamente normal, aburridamente normal. Sus padres y sus hermanos son gente respetable y no les gusta nada llamar la atención; pero su mundo se pone patas arriba el día en que nace Barnaby. Su madre se da cuenta de que algo va mal en cuanto empieza a notar los dolores de parto, extrañamente intensos, aunque lo peor está por llegar: ¡su bebé sale disparado y se queda flotando en el techo de la habitación! Después de pasar por médicos y más médicos, el diagnóstico es concluyente: Barnaby no obedece a las leyes de la gravedad y su estado natural es flotar. Sus padres, desesperados, no saben qué hacer con él y de nada sirven las súplicas del niño, que asegura que quiere quedarse en el suelo, pero no puede. Al final, solo queda una solución: dejar que se vaya volando...

De los primeros libros que leí de pequeña fueron Las Brujas, y Matilda, de Roald Dahl. Gracias a ellos y a la primera película que realmente me marcó (Edward ScissorHands, de Tim Burton), desarrollé una especie de conciencia y de curiosidad por lo diferente, por lo raro. Nunca me sentí demasiado parte de la masa (salvo en casos puntuales) en ningún aspecto. Mis gustos literarios no coincidían con los del resto de los niños, ni la música, ni el cine. Y de mayor he seguido esa línea, incluso potenciándola en determinados aspectos. No me importaría ser mi propia versión de Matilda o tener mi criatura con corazón de galleta. 

Pensaréis (y con razón) que me desvío del tema, aunque todo está relacionado. Este libro me ha devuelto a la infancia. A esos momentos de no querer ser "normal", de no tener miedo a ser diferente, a flotar, como Barnaby. Y no estoy delirando. 

Después de leer este libro, tengo unas muy altas expectativas en las obras de John Boyne. En este se luce, recreando de la manera más tierna e inocente posible las desventuras de un niño australiano que, literalmente, flota por los aires. Esto de por sí no sería demasiado grave, salvo por el hecho de que sus padres son tremendamente normales, con ansias y exigencias de tener una familia perfectamente normal. Y Barnaby, con su manía de flotar, no encaja.

Parece una historia infantil, y sin duda se puede leer perfectamente a niños de la edad aproximada de Barnaby. Es divertido, simpático, sencillo de leer y repleto de aventuras. Pero a la vez contiene una de las preguntas más importantes que nos podemos hacer, seamos o no niños. "¿Qué es ser normal?". ¿Merece la pena arriesgarlo todo por encajar en un lugar, en un sistema, en una familia que no te quiere tal como eres? Son reflexiones que se plantean en el libro, con escenas y personajes, que de estar en otra obra, o escritas en otro tono, resultarían crueles o te partirían el corazón. Pero John Boyne, con esa forma delicada e inocente de escribir, deja una sonrisa en la cara mientras vives las incontables aventuras que vive Barnaby en sus ocho años de vida. 

A lo largo de sus viajes, Barnaby conoce a mucha gente cuyas familias o entornos les han apartado, porque no son normales, les repudian y les niegan su cariño. Y él, un niño inocente de ocho años, aún quiere a sus padres, a pesar de todo. Como Eduardo aún trata de hacerse amigo de los habitantes del pueblo, o Matilda no repele a su excéntrica familia.

Por eso me remito al primer párrafo, donde os contaba mis referencias en la infancia. Creo que llega un punto en la vida de un niño donde descubre algo de sí mismo que lo hace diferente al resto. No hace falta flotar en el aire o ser una niña super dotada intelectualmente. Basta con algo tan sencillo como llevar gafas. Y el niño se pregunta, acosado quizás por sus compañeros, si de verdad es rarito, y si hay algo malo en ello. Este libro, como Matilda y Eduardo, es una luz, un punto de apoyo para esos niños. Y para los adultos, cuyo mundo es casi tan peligroso como el de los niños. 

Con un montón de referencias a clásicos de la literatura universal (David Copperfield, Jane Eyre, Sherlck Holmes...) el libro es una lectura rápida y refrescante para esos momentos en los que la presión del día a día nos rodea. Dadle una oportunidad al niño que flota y elegid con quien os sentís más identificados; en una plantación en Brasil, con un limpia cristales en Nueva York, con una mujer que habla al revés en Dublín o incluso con un astronauta alemán en una nave espacial. Seguro que no os defrauda. Porque en el fondo, a mí me encantaría flotar por los aires de vez en cuando, ¿y a tí?


2 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Es curioso que te hay recordado a Tim Burton, porque es un paralelismo que vi yo también al leer este libro. La verdad es que a mi no me convenció del todo. Me gustó la idea y me gustó el mensaje, pero no me acabó de convencer la forma.
    Voy a leer otro de Boyne pronto, así que a ver que tal. No me disgusta el autor y el aire que le dio al libro es muy interesante, pero supongo que esperaba más.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Es muuy Tim Burton este libro. Incluso a la hora de expresarse o los dibujos. O la portada. El título. Enterito.
      A ver, puede que me haya llevadoa la infancia y a Matilda y qué sé yo, pero es que me gustó mucho. tengo ganas locas de leer más cosas de este hombre :)
      Besotones!

      Eliminar

¡Hola! Gracias por pasarte por mi blog y dedicar tiempo a comentar, valoro todos los comentarios, y siempre respondo.
¡Un saludito!